• Jimmy Andrade

¿Cómo los negocios pueden ser parte de la solución para resolver las crisis naturales y climáticas?

Actualizado: 5 sept

Por: Jimmy Andrade Ubilla / Director CEMDES (BCSD ECUADOR)



En medio de múltiples desafíos globales conectados a través de la salud, la desigualdad, el clima y la naturaleza, el Día Internacional de la Biodiversidad de este año, con su rotundo lema "Somos parte de la solución", es una llamada de atención para que las empresas reconozcan y se den cuenta de su papel crítico en la protección y restauración de los sistemas naturales para un futuro más justo y resiliente.


Como sociedad, reconocemos cada vez más la interconexión de la naturaleza y el clima, pero se ha luchado por abordar estas crisis gemelas de una manera holística. Esto está empezando a cambiar. Como destacó recientemente el presidente designado de la COP26, Alok Sharma, una prioridad clave para la COP26 que tendrá lugar en noviembre de este año es establecer medidas que permitan que las comunidades y los hábitats naturales se adapten a los impactos del cambio climático.


Los miembros de la red mundial del WBCSD entienden la urgencia de abordar juntos las crisis de la naturaleza y el clima. Nuestra recientemente renovada Visión 2050: la hora de transformarse proporciona un marco para la acción empresarial en línea con la urgencia de los desafíos que enfrentamos si 9 mil millones de personas han de vivir bien, dentro de los límites planetarios, para 2050. Para ir más allá de “los negocios como de costumbre” hacia las transformaciones aceleradas necesarias, los líderes empresariales deben adoptar tres cambios de mentalidad: reinventar el capitalismo que recompensa la verdadera creación de valor; centrarse en la creación de resiliencia a largo plazo; y adoptar un enfoque regenerativo más allá de no hacer daño que desarrolle la capacidad de nuestros ecosistemas sociales y naturales para sanar y prosperar.


Si bien las empresas reconocen cada vez más el papel esencial de la naturaleza en el apoyo al bienestar y la salud humana, todavía estamos superando la capacidad de la naturaleza para suministrar los servicios de los que todos dependemos.


Estos servicios, comúnmente conocidos como "servicios ecosistémicos", son beneficios que disfrutamos de forma "gratuita", como la provisión de agua dulce, la fertilidad del suelo, la polinización de cultivos, la regulación de inundaciones y el mantenimiento de un clima estable. Sin ecosistemas sanos y funcionales, la capacidad de la naturaleza para proporcionar estos servicios se ve afectada o reducida, con consecuencias negativas desastrosas para el bienestar humano y nuestras sociedades. Los científicos han estado haciendo sonar la alarma durante algún tiempo. En 2019, IPBES publicó una evaluación exhaustiva sobre biodiversidad y servicios de los ecosistemas y descubrió que la naturaleza está disminuyendo a nivel mundial a tasas sin precedentes en la historia de la humanidad. La Revisión Final de Dasgupta también mostró que debemos asegurarnos de que nuestra economía global incorpore la naturaleza en la toma de decisiones, ya que nuestras economías son una subsidiaria de la naturaleza, no al revés.


El informe IPBES de 2019 identifica el cambio climático como el tercer principal impulsor de la pérdida de la naturaleza por orden de impacto. A su vez, la pérdida de la naturaleza y el uso y la gestión insostenibles de los recursos naturales es la segunda mayor fuente de emisiones de carbono y un impulsor clave del cambio climático.


Las "Soluciones Climáticas Naturales" (NCS) ayudan a la naturaleza a hacer lo que ha estado haciendo durante millones de años: secuestrar y almacenar carbono. Una nueva investigación muestra que estas soluciones podrían ofrecer el 37% de las reducciones de emisiones necesarias para limitar el calentamiento global a 2 ° C. Sin embargo, a pesar de su enorme potencial, solo representan el 1% de la conversación sobre el clima.


La naturaleza puede proporcionar hasta el 30% de la mitigación climática que necesitamos para 2030, pero solo recibe alrededor del 8% de la financiación pública. Si tuviéramos el mismo nivel de inversión en la naturaleza que tenemos en energía renovable, habríamos logrado un progreso significativo hacia los objetivos climáticos globales y las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica. Para evitar un cambio climático peligroso e irreversible, debemos alcanzar cero emisiones netas antes de 2050 y convertirnos en positivos para la naturaleza para 2030. Cuanto más retrasemos la acción, más complejos y costosos serán los impactos para mitigar y adaptarse, con efectos desastrosos en las personas y el planeta.


Las empresas pueden desempeñar un papel fundamental en la aceleración de la recuperación climática y revertir la pérdida de la naturaleza. Las soluciones climáticas naturales y basadas en la naturaleza (NCS) que secuestran carbono de la atmósfera son fundamentales para construir una verdadera resiliencia climática y deben ocurrir en conjunto con la rápida descarbonización de la economía global.


La acción basada en la naturaleza ocupará un lugar destacado en la agenda internacional este año. Desde las negociaciones en la COP26 de la CMNUCC en noviembre hasta la Cumbre de sistemas alimentarios de la ONU en septiembre y la Asamblea General de la ONU, la movilización de los países para abordar los riesgos interconectados del cambio climático y la pérdida de la naturaleza impregnará la cooperación internacional.


El Marco Mundial de Biodiversidad Post-2020 del CDB será clave para defender y lograr una acción más fuerte de estas agendas. Después de no lograr las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica, los líderes deben acordar un ambicioso Marco Mundial para la Diversidad Biológica Posterior a 2020 para abordar la biodiversidad y la pérdida de la naturaleza, lo que a su vez impulsará la acción del sector privado, que es clave para lograrlo.


La acción empresarial para abordar las crisis climática y natural está ganando impulso a través de compromisos netos cero y los compromisos basados en ciencia, pero los objetivos ambiciosos y necesarios de recuperación del clima y la naturaleza requieren más.


Perseguir el impacto "neto cero", aunque crítico, es en última instancia insuficiente por sí solo para lograr la recuperación del clima y la naturaleza. Los proyectos Natural Climate Solutions y Nature Action del WBCSD apoyan a las empresas a escalar el papel de la naturaleza en el logro de los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático y a recuperar completamente la naturaleza para 2050.


Restaurar la naturaleza y nuestro clima requerirá el esfuerzo concertado de todos nosotros, pero este esfuerzo nos recompensará con un planeta saludable, feliz y próspero que provee a 9 mil millones de personas. Quienes formamos parte de la red mundial del WBCSD estamos cambiando eso al aumentar la conciencia en toda la comunidad empresarial y ayudar al sector privado a invertir en la naturaleza. ¿Qué acción puede tomar usted o su empresa hoy para hacer realidad estos objetivos? Consúltanos a: cemdes@cemdes.org


Adaptado del Insight de: Nadine McCormick, Manager, Nature Action, WBCSD y James Smith, Manager, Natural Climate Solutions, WBCSD



 

#crisisnaturales, #crisisclimáticas, #solucionesnaturales, #desafiosglobales, #COP26, #reinventarcapitalismo, #enfoqueregenerativo, #solucionesclimáticasnaturales, #resiliencia, #netocero, #biodiversidad




32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo