• S.O.S.tenible

Inteligencia Eco



Cada acción y cada omisión tiene un impacto en el planeta.


Entender ese impacto es clave, si queremos hacer un cambio.


El 2009, Daniel Goleman -autor del bestseller "Inteligencia Emocional"- publicó "Inteligencia Ecológica". En el texto propone que la comprensión de los impactos ecológicos ocultos y la determinación de mejorarlos es fundamental para tomar decisiones más acordes con nuestros valores y, así, influir positivamente en nuestro futuro y en el del planeta.


De cara a los consumidores, Goleman dice que la "inteligencia ecológica" es clave porque nos permite inclinar la balanza del mercado hacia ingredientes, tecnologías y diseños que respeten el planeta.


En resumen, la "inteligencia ecológica" de Goleman es la capacidad de vivir causando el menor impacto ecológico posible.


¿Cómo vivir causando el menor impacto?


Esto es lo interesante de la tesis de Goleman. Plantea utilizar el mercado como un lugar de transformación.


El autor propone que, al comprar, los consumidores votan y validan prácticas.


Esto exige que Usted, como consumidor, esté bien informado. Y exige que las empresas promuevan la “transparencia radical”.


Para Goleman, los productos y servicios deben identificar -de manera sencilla- todos sus impactos sustanciales (desde su fabricación hasta su desintegración), en detalle.


Luego, a menor impacto al planeta, ¿mayor "inteligencia ecológica"?


A menor "inteligencia ecológica", ¿mayor impacto al ambiente?


No basta con reciclar. Ni con comprar alimentos biológicos. Ni con cambiar las bombillas o desconectar los enchufes… Esos pasos son necesarios pero insuficientes, porque lo que hay que cambiar realmente es nuestro modo de pensar...", dice Daniel Goleman.


En este post Usted puede leer una propuesta para cambiar la narrativa de la crisis climática.


¿Cómo desarrollar su "inteligencia ecológica"?


Aquí tres consejos para desarrollar esta inteligencia:

  1. Sal de la cultura consumista.

  2. Sé un consumidor consciente.

  3. Adoptea hábitos más sostenibles.

Cuando vayas a comprar algo nuevo, piensa: ¿realmente lo necesito?


Cuando vayas a botar algo viejo o averiado, piensa: ¿se puede reparar? ¿se puede reciclar? ¿se le puede dar otro uso?


Si vas a movilizarse en trayectos cortos, piensa: ¿necesito usar el auto? ¿podría usar una bici? ¿podría caminar?


Cuando vayas comprar, piensa: ¿realmente necesito una funda plástica desechable?


¿Has pensado en comer menos carne vacuna?


¿Has pensado en comprar en el mercado cercano a casa?


¿Has pensado comprar productos al granel?


¿Has pensado en usar botellas, tarros, o tuppers de vidrio para guardar tu comida?


¿Te has suscrito a este blog?


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo