• Andrés Seminario

Mente sana. Planeta sano.





La pandemia provocó un aumento del 25% en la prevalencia de ansiedad y depresión -publicó la OMS en mayo 2022-.


Estrés.


Para el 2030, la segunda causa de discapacidad será la depresión -asegura la Organización Mundial de la Salud-.


Estrés.


Pero no sólo la pandemia afectó la salud mental.


La desinformación y el exceso de fake news generan altos niveles de incertidumbre. Y usted detesta la incertidumbre.


En “Non-social smartphone use mediates the relationship between intolerance of uncertainty and problematic smartphone use: Evidence from a repeated-measures study” (2019), Rozgon et al. demostraron que el uso del teléfono móvil genera una mayor intolerancia a la incertidumbre.


Estrés.


La guerra en Ucrania, la tensión de las relaciones chino-estadounidenses., la polarización política, la viruela del mono, la emergencia climática...


Estrés.


Los impactos del cambio climático también generan estrés.


Un informe del Center of Climate and Resilience Research (CR2) del 2020 mostró que un 89% de latinoamericanos mayores de 18 años manifiesta estar muy preocupado o bastante preocupado por el cambio climático.


Un estudio de The Lancet, realizado en el 2021, concluyó que episodios de temperaturas extremas se asocian a "alteraciones afectivas y al aumento de ingresos hospitalarios relacionados con la salud mental e, incluso, los suicidios".


Un estudio del 2021 de la Universidad de Bath (Inglaterra) reveló que la inacción climática provoca miedo, estrés, ansiedad, tristeza, enfado, impotencia o un sentimiento de culpabilidad.


La ansiedad climática afecta el día a día de niños y jovenes.


75% de los encuesados -chicos entre 16 y 25 años de 10 países- dijo que el futuro es alarmante.


58% dijo que los gobiernos "me están traicionando, o traicionando a las futuras generaciones"


La OMS, en junio 2022, declaró que la acción climática debe incluir la salud mental.


"...el cambio climático plantea graves riesgos para la salud mental y el bienestar", concluye el nuevo informe de políticas de la OMS.


«Los efectos del cambio climático están cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana, y existe un escaso apoyo especializado en materia de salud mental para las personas y las comunidades que se enfrentan a peligros relacionados con el clima y a un riesgo a largo plazo», afirmó la Dra. María Neira, Directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS. (Fuente: boletín de noticias de OMS / Ginebra / junio 2022).


También el IPCC considera al cambio climático como una amenaza para la salud mental y el bienestar psicosocial.


¿Ecoansiedad?


Ya se acuñó el término "ecoansiedad" para identificar las emociones negativas –miedo, estrés, ansiedad, impotencia, incertidumbre, agobio– provocadas por el temor a un cataclismo ambiental.


La APA (American Psychology Association) define la "ecoansiedad" como "el temor crónico a sufrir un cataclismo ambiental que se produce al observar el impacto aparentemente irrevocable del cambio climático y la preocupación asociada por el futuro de uno mismo y de las próximas generaciones”.


¿Cómo mejorar la salud mental frente a las preocupaciones climáticas?


¿Cómo resolver el miedo a un planeta sin futuro?


Tres ideas concretas:


1.

Infórmese.


Pero bien informado. Cuidado con los fake news y la desinformación que circulan los negacionistas. Cuidado con las noticias exageradas y apocalípticas.


No sólo consuma noticias sobre los problemas del cambio climático, atienda también a las buenas noticias y buenas prácticas -por ejemplo suscríbase a este blog de noticias o escuche los miércoles el programas radial Triciclo Verde por WQ radio-.


2.

Actúe.


Contribuya. Participe.


Es cierto que hay gobiernos, empresas o personas haciéndolo mal. Pero también es cierto que hay personas, instituciones o gobiernos haciendolo bien.


Súmese a una iniciativa global.


Recicle en casa.


Rechace los plásticos de un solo uso.


Haga una minga en la playa.


3.

Respire.


Respire profundo. Idealmente en el campo o en la playa.


Disfrute de la naturaleza.


Haga ejercicio al aire libre.


Medite, piensa y respire.


Respire y después, suscríbase a este blog de buenas noticias.












5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo